• Conviérte en activista

    Si vas a hacerlo mejor

  • Siguiente Objetivo

    Hacer un cambio

  • Tu Apoyo

    Puede Ayudarnos

Hacienda recorta la paga extra a 75.000 pensionistas con deudas fiscales

La Dirección General de Tributos endurece su interpretación sobre los descuentos por embargos y aumenta las retenciones a miles de jubilados
Pensiones: ¿qué pensionistas se quedan sin la paga extra?

Unos 75.000 pensionistas han recibido hoy su paga extra con sorpresa incluida. Según describen fuentes de Seguridad Social, la prestación por jubilación pagada por la Tesorería General ha llegado con susto añadido que, en algunos casos, puede ser de cientos de euros debido a un cambio de criterio de la Dirección General de Tributos, dependiente de Hacienda, relativa a los descuentos por embargos ante deudas con la Agencia Tributaria. Ello afecta a jubilados con deudas pendientes con el Fisco.

Hasta ahora, Hacienda aplicaba menos retenciones a las pagas extra de los jubilados para cobrarse los importes por pagar. Sin embargo, desde hace años la Dirección General de Tributos, explican desde Hacienda, ha considerado que estos embargos se deben efectuar sobre «la totalidad de las pagas salariales», es decir, incluyendo las extraordinarias. Además afecta tanto a los nuevos pensionistas –así era hasta ahora– como a los antinguos. Esta interpretación ha recibido también el visto bueno de la Seguridad Social, y se ha comenzado a aplicar en la pensión extra de diciembre. Las retenciones han ascendido en algunos casos a 400 euros.

En una consulta vinculante reciente al organismo, admite que los descuentos por embargos se podrán detraer de pensiones mínimas en los casos correspondientes. Ello no afecta a las pensiones inferiores al Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

Para las superiores al SMI, a la primera cuantía adicional se detraerá el 30% hasta que suponga el doble del SMI; para las superiores, cobrará el 50% hasta el umbral del triple del SMI; en los montantes que rebasen esta cantidad, retendrá el 60% hasta llegar a cantidades que supongan cuatro veces el SMI; para las superiores se aplicará un 75% mientras que para cantidades superiores a cinco veces el SMI, el porcentaje será del 90%.

¡Compártelo y Disfruta !

¿Qué pensionistas cobrarán hasta 400 euros menos en su paga extra de Navidad?

Hacienda cambia el criterio de retención para los pensionistas que tiene deudas

Cerca de 75.000 pensionistas cobrarán hasta 400 euros menos en su paga extra de Navidad. Este recorte responde a un cambio de criterio por parte de la Dirección General de Tributos para el descuento que se realiza de forma habitual a aquellos pensionistas que tienen deudas con Hacienda. Es decir, no afectará a los que estén al día con sus obligaciones tributarias.

¿A qué pensionistas recorta Hacienda la paga extra de Navidad?

La retención ya se aplicaba a los nuevos pensionistas, pero se ha extendido al resto de los que están sujetos a algún embargo. El recorte dependerá de la cuantía de la pensión, quedando libre aquellas que no superen el salario mínimo interprofesional (SMI), fijado en 950 euros brutos mensuales para 2020. Una vez se supere esa cifra, se aplica el 30% para los que su pensión no supere el doble del SMI (1.900 euros), el 50% para lo que cobren hasta tres veces el salario mínimo (2.850 euros), el 60% hasta el importe equivalente a cuatro SMI (3.800 euros), el 75% para los que tengan una pensión que no supere los (4.750 euros) y del 90% para el resto.

¿El recorte será igual todos los meses?

El importe ha aumentado este mes debido a que en los meses de paga extra (noviembre y junio) se estaba deduciendo menos importe de que correspondía a un grupo de pensionistas morosos, según explican desde la Seguridad Social. La retención a los que tienen deudas con Hacienda es mayor en noviembre por ser mes de paga extra, por lo que a partir de dieciembre no se aplicará, según indica Europa Press.

Es posible que ya haya visto este recorte en su paga extra. Aunque, la Seguirdad Social ordena el pago de la extra junto con la nómina de noviembre entre el 1 y 4 de diciembre, algunos los bancos suelen adelantarlo al 25 de noviembre.

¡Compártelo y Disfruta !

Hacienda recorta por sorpresa la paga extra a 75.000 pensionistas

La paga extra de alrededor de 75.000 pensionistas ha llegado con una sorpresa. El ingreso ha sido inferior hasta en 400 euros por un cambio de criterio de Hacienda, que ha endurecido los descuentos por embargos.

La paga extra recibida hoy por los pensionistas ha tenido una sorpresa desagradable para 75.000 de ellos. Su nómina procedente de la Tesorería de la Seguridad Social se ha visto recortada hasta en 400 euros debido a la aplicación estricta de los criterios de embargos del Ministerio de Hacienda, que ha empezado a ejecutar sobre el importe de la prestación.

El recorte aplicado a la extra responde a una iniciativa de la Dirección General de Tributos, que hasta ahora aplicaba las retenciones importes inferiores a los que ahora ha procedido a aplicar. Para la gran mayoría de estos pensionistas afectados, el cambio de criterio ha sido una sorpresa, si bien el pagador de la prestación, Seguridad Social, asegura que “están informando por carta”

“En los meses de paga extra se estaba deduciendo menos de lo que la dirección general de tributos dice ahora que hay que descontar. Así que los que tengan embargada parte de la pensión este mes, algunos, cobrarán menos“, explican en Seguridad Social.

El ministerio encargado de la gestión de las pensiones explica que la nueva política de embargos relacionada con las prestaciones está sujeta a las normas tributarias que marca Hacienda y que el recorte se aplica solo sobre la paga extra, por lo que en la correspondiente al mes de enero no se aplicará. Las mismas fuentes indican que los embargos no se aplican sobre pensiones de importe inferior al Salario Mínimo Interprofesional (SMI). . Nosotros aplicamos las normas tributarias”, explican.

Por su parte, el Ministerio de Hacienda explica que se ha limitado a aplicar la norma que señala los límites de embargabilidad en el artículo 607 de la Ley de Enjuiciamiento Civil y que se aplican sobre la totalidad de las percepciones salariales, incluyendo también la paga extraordinaria. “Lo que ha sucedido en el mes de diciembre es la estricta aplicación legal del criterio mantenido en diversas consultas tributarias desde el año 2016 y por la propia Dirección General de Ordenación de la Seguridad Social en 2018”, indican fuentes del ministerio. Hacienda indica que el criterio de embargos ya se aplicaba sobre los nuevos pensionistas y lo que ha sucedido ahora es que se ha extendido al resto, evitando “tratos doscriminatorios”.

Los embargos son una diligencia que emite la Dirección General de Tributos y que ejecuta retiene después la Seguridad Social para ingresar la cantidad retenida en el Tesoro. Fuentes de Hacienda explicaron a Europa Press que diversas consultas emitidas por la Dirección General de Tributos en los ejercicios 2016, 2017 y 2018 establecen que el criterio aplicado ahora fue refrendado por la propia Seguridad Social en 2018. La Seguridad Social, por su parte, explicó que este mes se ha aumentado el importe a descontar de la pensión debido a que en los meses de paga extra se estaba deduciendo menos importe del que correspondía a cierto grupo de pensionistas con embargos con Hacienda.

¡Compártelo y Disfruta !

Crecen las ‘colas del hambre’ en Madrid: “Con los 300 euros del ERTE no podemos comer”

Como ocurriera con la primera ola del coronavirus, la inseguridad económica ha provocado que cientos de familias en Madrid se vean obligadas a pedir comida creando largas colas frente a los bancos de alimentos. “Son los grandes olvidados, de los que nadie se acuerda”

Cuando hablamos de esta segunda (o tercera) ola de la Covid en la que vivimos, el soniquete político acalla muchas veces la precariedad en la que la sociedad se está sumiendo. Las conocidas como “colas del hambre” crecen, “enormemente”, ante los ERTEs, los ERE, la falta de ayudas y el fin de los ahorros de familias que se han visto sin ingresos durante estos ocho meses.

Ante esa situación los bancos de alimentos, centros sociales y asociaciones se vuelcan para dar comida básica a estas personas que no hacen más que aumentar las listas de Cruz Roja, Cáritas Madrid o de las asociaciones vecinales.

Sólo la Plataforma de Trabajadores en Paro de San Blas-Canillejas atiende a 400 familias; 40 son las familias atendidas por la Despensa de Usera “muchas las derivamos a Cruz Roja o a Cáritas Madrid porque no podemos atenderlas”, explica la coordinadora de la asociación; el párroco de la Iglesia Santa María Micaela y San Enrique que habla de una cantidad “ingente de personas” y los trabajadores de los dos bancos de alimentos con los que cuenta la parroquia del barrio de Tetuán matizan: 500 familias en el banco de alimentos de la Fundación Madrina y 300 en el banco de alimentos del grupo paraguayo de la parroquia.

“Recibimos apoyo del Summa 112, los bomberos y la Policía Municipal que nos ayudan a repartir a aquellas familias a las que no llegamos”, explica Conrado Giménez, presidente y fundador de Fundación Madrina. Al principio solo repartían comida una vez al mes, luego una vez a la semana, “ahora estamos aquí miércoles y viernes”.

Su banco de alimento se encuentra a un lado de la iglesia, y las colas dan la vuelta al edificio. Allí mujeres como Claudia, Samantha, María Gracia, Eva o Tania acuden con sus niñas a recoger comida. En sus bolsas y carros hay un poco de todo: pasta, arroz, lentejas, algo de verdura, toallitas, pañales… “Por suerte la Fundación Madrina cuenta con buenos fondos y también recibimos alimentos del Banco de alimentos”, explica Giménez, “Aunque ahora tanto el Banco como las despensas están vacías”. Sólo las fundaciones como Madrina cubren el 70% de la pobreza de Madrid y calculan que la pobreza infantil crecerá un 50% en los próximos meses.

HA CAMBIADO EL PERFIL

Tania y Eva con sus niñas y otras madres tras recoger la comida de Fundación Madrina
Tania y Eva con sus niñas y otras madres tras recoger la comida de Fundación MadrinaÁngel Navarrete

En los registros hay 500 familias que van a esta parroquia, aunque la Fundación Madrina atiende diariamente a 3.000 familias en Madrid, antes del confinamiento eran 600. “La gran mayoría son madres solteras que han sido abandonadas por los padres durante este confinamiento”. Lo cierto es que el perfil de la gente que conforma las colas para recoger comida ha variado respecto a marzo: “Antes venían los que ya vivían al día, ahora vienen también los que se han quedado sin ahorros y no tienen ayudas ni encuentran trabajo”.

Trabajo es lo que piden las personas que durante toda la mañana de este viernes estuvieron haciendo la cola para recibir la comida y los elementos necesarios para subsistir. “Vivo con mi hija en una casa en la que llevo sin pagar el alquiler siete meses”. Eva se dedicaba a la hostelería, aunque “realmente he trabajado de todo: limpiando, de cajera, cuidando a mayores”. A su lado un torbellino de 10 meses se retuerce sobre sí mismo llamando su atención. “Desde que nació vi necesario pedir ayuda porque no podía asegurarle la comida. Ahora no me sale trabajo y no puedo pagar nada, el casero me paga el agua y la luz, y no sé hasta cuando aguantará esta situación”.

Tania vive con su madre y su hija de cuatro años en la casa de la primera. También se dedicaba a la hostelería, de manera esporádica, y a cuidar de mayores. Pero los bares ya no la contratan y la señora que atendía ha pasado la pandemia en una residencia. “Sólo tenemos el ERTE de mi madre, que era camarera. Pero con 300 euros no podemos pagar el alquiler, la luz, el agua y la comida”. Y ahora, además, las mascarillas para ir al colegio. “Esa es otra, me es imposible pagar todo”, murmura.

Un poco más alejado está David con su mascarilla rojiblanco. Él pertenece al mundo de la construcción y acude a este banco de alimentos para dar algo de comer a sus hijos. Desde marzo él y su mujer están desempleados y el único dinero que entra no da ni para pagar el alquiler. “Mi principal preocupación es la comida de mis hijos, de momento el casero acepta nuestra situación. Aunque no sé hasta cuándo, llevo sin pagar desde junio”.

Cloe a sus siete meses es la encargada de amenizar con sus quejas y llantos la espera.

– Posiblemente ya tenga hambre, es casi la una y media.

– Pues sí, pero ya nos vamos, llevamos aquí desde las diez de la mañana.

Claudia es su madre, del “pseudo-padre nada sabemos”, la tuvo al principio del confinamiento y tras ser despedida de su puesto como azafata. “No me renovaron el contrato al estar embarazada”. Durante los meses de confinamiento vivió de la caridad de los vecinos, “ahora me vengo todas las semanas desde San Sebastián de los Reyes para que me den un poco de comida con la que alimentarla”. “Ya ni lloro, ella solo me tiene a mí y yo a ella”.

Dentro de las colas que rodean la iglesia a esta situación se le suma la dificultad de conseguir el empadronamiento. Es el caso de Karin, que no puede volver a su país y aquí no consiguen los papeles. “Sin ellos no puedo pedir ayudas ni trabajo y me van a desahuciar”.

La despensa del banco de alimentos del grupo de paraguayos de la parroquia de Santa María Micaela y San Enrique, en el barrio de Teuán.
La despensa del banco de alimentos del grupo de paraguayos de la parroquia de Santa María Micaela y San Enrique, en el barrio de Teuán.ÁNGEL NAVARRETE

“Aquí encuentras historias de todo tipo”, informa Conrado Giménez. “Las ayudas no llegan, tampoco el dinero y las medidas que toman los políticos no se notan aquí”. Las “colas del hambre”, que esporádicamente salen en los medios de comunicación, no dejan de crecer: “Son los grandes olvidados, de los que nadie se acuerda”.

“ES SORPRENDENTE LA SOLIDARIDAD QUE HAY”

Ante ello en la Fundación Madrina como en el otro banco de alimento de la Iglesia de Santa María Micaela y San Enrique, aunque piden que estén empadronadas y documentación con la que justifiquen la necesidad de recibir ayuda, muchas veces acogen a aquellas personas que están esperando el padrón. “Son personas que necesitan ayuda, cómo no hacerlo”, indica Paola Desiree.

El banco de alimentos que coordina en la parroquia nace de una asociación de paraguayos que comenzó ayudando económicamente a los más necesitados y acabó en junio estableciendo unas mesas y una entrega de comida a 375 familias todos los viernes. “2.000 kilos de comida en total”, señala.

Esta pequeña asociación recibe verduras del día de MercaMadrid y donaciones de productos no perecederos y alimentos para bebés. “Al principio el Banco de Alimentos nos dijo que no podían darnos nada de comida porque no había, luego nos llamaron. Fue un milagro”.

Lo guardan todo en una pequeña habitación con estanterías con paquetes de pasta, aceita, papillas, potitos y batidos. A final de mes, esta despensa está bajo mínimos. “Recibimos a principios de mes nueva remesa. No es mucha cantidad pero nos sirve para ayudar a las familias”. Al principio no creían que acudirían tantos, pero ahora con donaciones y el apoyo de MercaMadrid consiguen abastecer a varios centenares de familias, muchas de ellas con hijos. “Me sorprendió y me emocionó la solidaridad que hay”.

Las verduras para preparar caldos nutritivos a los niños llenan los carros y bolsas de Nancy, que vive con su hijo y sus nietos en la casa; de Marjorie, a punto de dar a luz a su tercer hijo; o a Kyale que a sus 25 años hace cola para llevar a su prima embarazada y madre de otra hija algo de comer.

¡Compártelo y Disfruta !

La Abogacía reclama en el Congreso la asistencia letrada en todas las actuaciones relativas a los derechos de personas con discapacidad

26/10/2020.- Todas las actuaciones jurídicas relacionadas con personas con discapacidad sin excepción deben contar con el asesoramiento de un abogado o abogada. Así lo cree el Consejo General de la Abogacía Española y así se lo ha defendido hoy su presidenta, Victoria Ortega, ante los miembros de la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados.

La comparecencia se corresponde con el trámite a través del cual se va a reformar la legislación civil y procesal para el apoyo a las personas con discapacidad en el ejercicio de su capacidad jurídica. En el borrador de la reforma de algunos textos, como en el de la Ley de Jurisdicción Voluntaria, se excepcionan en función de su cuantía un relevante número de procedimientos para los que no se prevé la participación ni de abogado ni de procurador. En otros procedimientos de esta misma ley, es el juez a quien se otorga la responsabilidad de decidir si será precisa la participación de los profesionales del derecho.

Durante su intervención, Victoria Ortega ha considerado que los profesionales de la abogacía «no podemos admitir esta falta de representación y defensa en los casos que tratan cuestiones que afectan a la capacidad de las personas». Y es que, a juicio de la presidenta del Consejo, «si la asistencia letrada no es preceptiva, el justiciable sin recursos se verá privado del beneficio del patrocinio gratuito de un abogado…no siendo esa la voluntad del legislador».

Por otro lado, Victoria Ortega ha expuesto que, si lo que se busca es abaratar el coste del proceso, no sucederá así, pues la experiencia pasada en otros ámbitos demuestra que los involucrados en este tipo de actuaciones buscarán asesoramiento entre otros profesionales carentes de la formación jurídica necesaria.

Esta y otras muchas consideraciones formuladas por la máxima representante de la Abogacía Española no son sino fruto de la meditada reflexión de los órganos del Consejo y de muchos años de implicación en la defensa de los derechos de las personas con discapacidad.

Antes incluso de que pudieran ejercitarse numerosas invocaciones amparadas en la Convención sobre los Derechos de las Personas con  Discapacidad de las Naciones Unidas, aprobada el 13 de diciembre de 2006, la Abogacía Española había suscrito en marzo de 2004 un convenio de colaboración con la Fundación ONCE y con el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad.

Los abogados españoles también han participado decisivamente en la redacción de las leyes que han ido transformando de forma continua la legislación; estableciendo como hitos tanto la Constitución de 1978 como la reforma del Código Civil de 1983. Así como, lógicamente, en la tramitación de los distintos casos que dieron origen a las sentencias del Tribunal Supremo que en 2009, 2014 y 2015 supusieron importante precedentes jurisprudenciales en materia de derechos de las personas con discapacidad.

A lo largo de su intervención, la presidenta de la Abogacía ha destacado el enorme valor de la reforma y también ha aludido a la conveniencia de que las nuevas leyes establezcan con claridad los distintos elementos de la declaración judicial de discapacidad, así como que se regule la tutela de las personas que se encuentran en situación de gran discapacidad.

El compromiso de la Abogacía Española se ha traducido en la creación de un Grupo de Trabajo en materia de derechos de las personas con discapacidad, así como en una formación específica que permita que lo antes posible los 83 Colegios de la Abogacía dispongan de letrados especializados en la materia. Ello hará posible la creación de un turno de oficio específico para la defensa de los derechos e intereses de las personas con discapacidad.

¡Compártelo y Disfruta !

Esto es lo que puedes hacer por las personas que cuidan: ¡Se puede hacer mucho con poco!

Esto es lo que puedes hacer por las personas que cuidan: ¡Se puede hacer mucho con poco!

MADRID, 28 Oct. (EDIZIONES) –

Por desgracia, el panorama de los cuidadores está bastante delicado y desestimado hoy en día. No se cuida a quien cuida. No está reconocido su papel, ni tampoco recibe los apoyos necesarios entre sus familiares muchas veces; por no decir que no está profesionalizada generalmente y quien se dedica a ello no es por vocación, sino porque se ve abocado a ello, porque no le queda otra.

Por otro lado, la persona más vulnerable de la familia es al final quien se acaba quedando al cuidado de su padre o mujer enferma, quien menos tiene que perder, el ama de casa, el que tiene un trabajo precario.

“El más vulnerable de las familias acaba siendo el cuidador. Esta labor acaba recayendo en la persona que menos tiene que perder y esto nos hace ver la poca importancia que le damos a esa persona, el que todos socialmente intentemos cambiarlo, aunque seamos profesionales de éxito es fundamental”, destaca en una entrevista con Infosalus la psicóloga Marta Val, que ha dedicado su vida profesional a las personas con discapacidad o en situación de dependencia y a sus familiares.

En su opinión, el cambiar nuestras agendas de los fines de semana y sustituir a esos hermanos que cuidan de nuestros padres mayores, el llevárnoslos de vacaciones, o dormir con ellos algún día entre semana puede ser de gran ayuda para quienes cuidan. “Todos podemos hacer un hueco para que esa persona que cuida pueda tomarse esos respiros tan necesarios”, afirma.

Con la pandemia, eso sí, cree que sí ha cobrado importancia (y por fin) el papel de quienes cuidan a otros. “En muchas familias, con personas dependientes o abuelos, si no hubiera existido esa figura del cuidador, de ese familiar o profesional que cuida del dependiente, las cosas no hubieran ido bien en estos meses atrás”, añade.

Val, que acaba de publicar ‘Aprendiendo a cuidar’ (Larousse), recuerda también que históricamente han sido las mujeres de la casa quienes se dedicaban a cuidar de esas personas dependientes, familiares de edad avanzada o enfermos, o personas con discapacidad, si bien ahora el panorama ha cambiado con la incorporación de la mujer al trabajo.

Según destaca esta especialista, es necesario que un cuidador esté bien porque sino no podrá cuidar bien del otro: “En el libro intentamos dar estrategias y herramientas para que haga bien su trabajo y sin sacrificar su propia existencia. En el libro se habla del síndrome del cuidador quemado, si ese cuidador enferma psíquica o física no desempeñará su función bien, y no estará bien atendida la persona dependiente”.

¿De qué manera podemos ayudarles los demás? Val señala que en primer lugar muchas veces pasa por valorar el trabajo de estas personas, por tratarlos dignamente, dado que si “una persona que no es bien tratada en su propio trabajo no desempeñará bien su trabajo”.

Aquí advierte, además, de que si esa persona a la que le confiamos el cuidado de nuestro ser querido dependiente no trabaja adecuadamente, “el daño que puede hacer es infinito”.

Así, la psicóloga ve necesario que el cuidador esté sano, pueda contar con sus respiros, se pueda cuidar a sí mismo, disfrutar y tener su espacio con su propia vida. “Esto es fundamental, y además redundará en beneficio de la persona dependiente, a la que cuidará mejor”, mantiene la experta.

“SE PUEDE HACER MUCHO CON POCO ESFUERZO”

Por ello, Marta Val insiste en que “podemos hacer mucho y con poco esfuerzo” a la hora de ayudar a una persona que es cuidadora, y reitera la necesidad de ese reconocimiento a su labor, “el que cuida necesita tener el apoyo del entorno para desempeñar su tarea y también su propia vida”.

Ese apoyo, según precisa, no sólo debe estar dirigido con que te ayuden a hacer cosas, sino en que se respalde y esa persona pueda tener una red para que cuando por ejemplo un día se encuentre mal, o necesite un respiro, haya otra persona que pueda sustituirle sin problemas.

Fuera del apoyo, de escuchar, y de compartir, también se debe conseguir el reconocimiento real de estas personas, en el sentido de que sean trabajos bien remunerados, con horarios establecidos, que no sea un trabajo espontáneo. “No es una cuestión que lo hago de manera altruista, es una cuestión de profesionalizarlo aunque sea un familiar, porque así lo ha decidido, pero que ese sacrificio sobre tu propia vida y profesión, que muchas veces se ve alterada, debe estar compensado de alguna manera”, remarca Marta Val.

En la legislación española dice que intentan recompensar de “una manera muy sutil” con una pequeña paga para quienes abandonan su trabajo para cuidar, pero algo “casi caritativo”. “Nosotros no dejamos a nuestros hijos en la guardería con voluntarios, no es algo voluntarista, pagas a alguien y le exiges que lo haga correctamente. Esa persona está remunerada con sus vacaciones y horarios, no está cansada. Mientras, a los dependientes o mayores los dejamos con quienes lo hacen de manera voluntarista y esto debe ser recompensado de alguna manera. Se deben profesionalizar estas tareas”, destaca Val.

De hecho, pone el ejemplo de Reino Unido, que sí tiene reconocido y compensado económicamente la figura de ese cuidador que deja su trabajo por velar por algún familiar dependiente. “El cuidador allí es lo que aquí reconocemos como un profesional de enfermería“, avisa.

Con todo ello, la psicóloga llama la atención sobre la importancia de que ese cuidador se encuentre bien, para poder desempeñar de la mejor manera posible esos cuidados necesarios. Ahora bien, ¿cómo sospechar de que algo no va bien?

“Un cuidador no está bien cuando empieza a abandonar su propia vida, su red de amistades, un síntoma del síndrome del cuidador quemado es cuando esa persona que cuida piensa que nadie va a poder desempeñar la labor si el no está pendiente, cuando cree que nadie va a hacer su trabajo mejor que él, evita que nadie le ayude”, sostiene Val.

De hecho, a su juicio ese síntoma es ya crítico y significa que el cuidador empieza a estar secuestrado por su situación y cree que es cuidador en esencia, su vida y su familia es la persona dependiente y su vida es cuidarle.

¡Compártelo y Disfruta !

Un TDAH no puede escuchar pasivamente durante 6 horas, pero sí investigar y experimentar mientras se mueve

«Un TDAH no puede escuchar pasivamente durante 6 horas, pero sí investigar y experimentar mientras se mueve»

Helix, el modelo de aprendizaje que sí que funciona para el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) y otras dificultades

Muchos niños y adolescentes con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (más conocido por sus siglas TDAH) son desahuciados por el sistema educativo español, en parte, apunta Irene Ranz, presidenta de Fundación Aprender y miembro del equipo directivo del colegio Jara, porque «la escuela tradicional se ha quedado con la forma y se ha olvidado de la esencia. El problema es de base: el colegio se ha quedado en las notas, el currículum y la evaluación, y se ha olvidado de que es un lugar por y para los niños. Porque para que los menores aprendan, necesitan sentirse atendidos y valorados».

Esa es la matriz, apunta Ranz, del modelo educativo Helix, que permite a los niños aprender a pesar de sus dificultades. «Muchos niños con TDAH son desahuciados por la escuela tradicional pero gracias a nuestros programas los chicos mejoran, recuperan la autoestima, y cuando consiguen volver a tener éxito y autoestima ya pueden con todo. Pero lo consiguen ellos, no se les quita contenidos y se les da más tiempo. Los chicos recuperan la vida, consiguen aprender, superar los retos y titular, ese es el éxito del modelo».

El modelo Helix, explica esta profesional, está basado en varios pilares. Uno de ellos es el interés. «Somos conscientes de que solo se aprende aquello interesa. Cuando hablamos con las familias de niños con dificultades y les preguntamos qué cosas les gustan a sus hijos, nos revelan que si algo le gusta e interesa ni déficit de atención ni nada. Una madre me decía que su pequeño sabía los 200 tipos de tiburones que existen pero era incapaz de aprobar un examen. Nosotros trabajamos el centro de interés del menor, a partir de intereses universales del ser humano. Provocamos el interés de los chicos y desde ahí seguimos el modelo científico: investigamos, descubrimos y aprendemos. Esto funciona tengamos o no dificultades. La clave es que todo lo que hacemos nosotros vale también para los que no tienen dificultades, no es un modelo para ellos, es un modelo para todos, es un modelo inclusivo. Si fuera un modelo solo para niños con dificultades no seríamos inclusivos».

Cabeza, cuerpo, corazón y contexto

El otro de los grandes valores o pilares de método es el aprendizaje que Ranz denomina «4C», o bien «cabeza, cuerpo, corazón y contexto». «Estas cuatro “ces” hay que trabajarlas de abajo a arriba, para que el aprendizaje sea de “yo” persona, “yo” niño, “yo” adolescente. Necesito un contexto, un entorno que me valore y me respete, que sepa que soy único porque todos somos diferentes, en el que yo sienta pertenencia, tanto en el entorno familiar como en el social o escolar. Por eso como colegio nuestra responsabilidad es generar un ambiente de clase nutritivo, acogedor, y que tenga muy claro que somos todos diferentes. no solo el adolescente guerrero, el que es disléxico o tiene TDAH».

El contexto es para esta docente una de las claves para que el corazón pueda desarrollarse de forma sana o saludable. «Debe ser un espacio por tanto en el que tengan cabida y comprensión las emociones. Solo si las conozco podré regularme y no ser esclavo de las emociones: si no estoy en manos de la rabia o la tristeza, puedo regular mi vida».

Inseparable de esto, continúa esta experta, se encuentra el cuerpo. « No podemos separar el cuerpo de lo emocional, las emociones viven y están y conectan con el cuerpo. El cuerpo es el vehículo donde está nuestra esencia, es el canal más eficaz y rápido para la reorganización neurológica, la madurez de las redes neuronales. Desde el cuerpo trabajamos procesos madurativos. trabajamos el neurodesarrollo, que va más allá de una psicomotricidad. El neurodesarrollo no puede separar el contexto del cuerpo, porque nos relacionamos a través del mismo. A veces al cole tradicional solo va el cuerpo, que se deja en casa la atención y el interés».

«Hay diferentes formas de aprender y ninguna es mejor que otra. Cada uno tiene que encontrar la suya. Nosotros tenemos que ayudar al niño a encontrar sus puntos fuertes. El colegio debería ser ese espacio donde me conozco y me encuentro mis talentos, de manera que utilizo esos talentos en mi favor y no en mi contra y puedo trabajar mis puntos débiles sabiendo cuáles son: si soy disléxico, soy disléxico, y ya está, pero si mi talento es la creatividad y el pensamiento visual, lo que me tienen que permitir en el cole es trabajar con mapas mentales y visual thinking. Y si un niño con TDAH tiene dificultad en la atención o en el control del movimiento, no puede estar 6 horas de escucha pasiva en el aula, pero sí puede engancharse si investiga, hace y experimenta mientras cambia de sitio. El modelo Helix en realidad es aplicar un poco de sentido común y mucha pedagogía con todas las herramientas metodológicas que existen, con unos profesores que tienen claro que están al servicio de los chicos y que todos merecen el éxito académico», concluye la presidenta de la Fundación Aprender.

¡Compártelo y Disfruta !

¿Cómo afecta el coronavirus a la salud mental?

Durante la pandemia ha habido un incremento importante en las tasas de ansiedad y depresión.

El coronavirus ha provocado muchos cambios en nuestras sociedades. Una de las secuelas ha sido el incremento del estrés psicológico. Los temores sobre los impactos del virus en la salud, las preocupaciones por los miembros de la familia, el aislamiento social extendido, los problemas económicos y la incertidumbre han causado angustia a personas de todo el mundo.

Esto ha tenido consecuencias en la salud mental de algunas personas y se han incrementado los casos de ciertos trastornos y agravado otros.

Una encuesta reciente de la organización Mental Health Research Canada señala que la salud mental se ha visto gravemente afectada durante la pandemia, y ha habido un incremento importante en las tasas de ansiedad y depresión.

De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió a mediados de mayo del 2020 que la crisis del coronavirus y sus consecuencias afectarían la salud mental de muchas personas. La organización explicó que se podría registrar un aumento de los suicidios y de los trastornos, y pidió a los gobiernos que no dejasen de lado la atención psicológica.

La OMS detectó un incremento de la angustia de un 35% en China, un 60% en Irán o un 40% en Estados Unidos, tres de los países más afectados por la pandemia.

Los colectivos más afectados

Entre los colectivos más afectados se encuentran los profesionales que han estado más expuestos al virus, tanto aquellos vinculados al ámbito sanitario como aquellos que han llevado a cabo otras tareas esenciales. Algunos de ellos tienen mucho miedo de llevar el virus a casa.

Miedo a salir a la calle

Durante el confinamiento hemos pasado muchas horas encerrados en casa y sin poder ver a nuestros familiares y amigos. Poco a poco, la estricta cuarentena se va levantando. Pero hay personas que ahora se niegan a salir a la calle. Este temor se conoce como “síndrome de la cabaña”. Es importante especificar que no se trata de una patología como tal.

Este síndrome implica el miedo a contactar con otras personas fuera del hogar, el temor a realizar actividades que antes eran cotidianas como trabajar fuera de casa, viajar en transporte público, relacionarnos con otras personas conocidas

Las personas que pasan el confinamiento solas tienen más posibilidades de desarrollar el “síndrome de la cabaña”. No tener ningún contacto físico o cercano con otra persona de forma presencial puede haber creado una forma de rechazo a lo que ahora es excepcional para ellas: el contacto con los demás.

Para superar este miedo, se recomienda empezar a salir de forma gradual y aprender a reconocer las necesidades de cada uno. También es recomendable seguir todos los protocolos de seguridad: las pautas de distanciamiento social, lavarnos las manos frecuentemente, cumplir los horarios y usar mascarilla, de manera que tengamos mayor sensación de seguridad.

LAURA ANDRÉS TALLARDÀ

 

¡Compártelo y Disfruta !

Salud mental y Covid-19: consejos para combatir el aislamiento por la pandemia

Salud mental y Covid-19: consejos para combatir el aislamiento por la pandemia

La situación de distanciamiento social generada por la cuarentena puede afectar psicológicamente, por lo que es vital seguir una serie de consejos.

A pesar de que cada uno reaccionamos de modo distinto a situaciones estresantes, una epidemia infecciosa como el coronovirus puede generar rasgos comunes en lo que a salud mental se refiere. Las situaciones derivadas del estado de alarma implican así que las personas experimenten síntomas derivados del distanciamiento social, la cuarentena o el aislamiento, generando sensación de ansiedad, preocupación o miedo.

Esto viene provocado por multitud de factores, como el estado de salud propio o de otros, consecuencias laborales, incertidumbre por la situación, soledad… Para afrontar esta situación, existen una serie de consejos y recomendaciones con el objetivo de cuidar la salud mental durante la cuarentena. En sentido han trabajado expertos de la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP), quienes han elaborado un documento sobre estas directrices. También lo han hecho desde Lundbeck con un texto elaborado por expertos de Semergen y psiquiatría.

Entre ellos, la necesidad de concienciarse de la situación, poniendo el foco en el riesgo que se puede causar a uno mismo o a los demás en su entorno si no se siguiera el aislamiento indicado. Por ello, es preciso informarse acudiendo a fuentes fiables de información, así evitar también la sobreexposición a los medios de comunicación y eludiendo la ‘infoxicación’.

Perspectiva y pequeñas metas

Además, es recomendable mantener cierta perspectiva sobre la situación. Una calma que permite que evitemos pensamientos catastrofistas, evidenciando la situación pasajera y coyuntural que estamos viviendo. Por supuesto, seguir las recomendaciones sanitarias y entender que llegan por nuestro bien, es también vital.

Establecer un plan diario de actividades, fijando una rutina con metas sencillas asegura que las horas pasen también con mayor facilidad. De igual manera, es también importante no dejar de lado hábitos saludables: higiene, dieta, actividad física… Y, por supuesto, aprovechar las ventajas que ofrece la tecnología para mantener un contacto social necesario, ya sea mediante vía telefónica o por videoconferencia.

Colectivos señalados

Resulta también esencial prestar atención a grupos como los niños, quienes deben ser informados de manera adaptada a su edad. Es necesario comprender que no sirve de nada mantenerles al margen u ocultarles lo que ocurre.

Los pacientes con depresión o enfermedad mental son también un colectivo sobre el que proyectar atención. Mantener el cumplimiento del tratamiento, así como el contacto y la comunicación con su entorno familiar y amigos es muy importante. Además, ante situación de agravamiento este también este contacto ha de producirse también con los recursos sanitarios y sociales a disposición.

Por último, y no por ello menos importante, la tercera edad también debe luchar contra los efectos de la cuarentena en su salud mental. Usar la soledad en beneficio para aprovechar y realizar ejercicios de relajación o meditación es una buena pauta en este caso. Asimismo, el uso medios de comunicación para combatir el distanciamiento social y realizar actividades (físicas o no) son algunas recomendaciones de cara a amenizar la situación actual.

¡Compártelo y Disfruta !

Salud Mental: ¿La próxima pandemia?

Salud Mental: ¿La próxima pandemia?

Un grupo de expertos en Reino Unido analizan las consecuencias de la pandemia del Covid-19 para la Salud Mental

A medida que la pandemia sigue presente en nuestras vidas, los expertos hablan, cada vez con más hincapié, en la pandemia de la Salud Mental que generará el confinamiento y esta crisis de salud pública. Los efectos psicológicos, sociales y neurocientíficos del Covid-19 están siendo explorados en las diferentes partes del mundo.

Recientemente, The Lancet ha publicado un análisis, realizado por la Academia de Ciencias Médicas del Reino Unido, que analiza esta situación. Concretamente lo hacen en Reino Unido pero este ejemplo puede ser extrapolable a otros países.

La principal conclusión que recogen los expertos es que las agencias de financiación de la investigación trabajen en una coordinación de alto nivel para garantizar que se abordan todas las prioridades científicas y permitir que las necesidades de estos pacientes se identifiquen de manera eficaz.

Insisten, del mismo modo, en la necesidad de mantener estándares de investigación de alta calidad. “La colaboración internacional y una perspectiva global serán beneficiosas”.

Para estos expertos, una de las prioridades más inmediatas es recopilar datos de alta calidad sobre los efectos sobre la salud mental en la pandemia del Covid-19, sobre todo, en grupos vulnerables. “Existe una necesidad urgente de investigación para abordar cómo se pueden mitigar las consecuencias para la salud mental de los grupos vulnerables en condiciones de pandemia”, aseguran.

Más intervenciones precoces

De este modo, los investigadores consideran fundamental descubrir, evaluar y refinar las intervenciones para abordar aspectos psicológicos, sociales y neurocientíficos de la pandemia. “Hacer frente a este desafío requerirá la integración entre disciplinas y sectores y debe hacerse junto con personas con experiencia vivida”, dicen. Todo ello, bajo el palio de más financiación para cumplir con estas prioridades.

A estas alturas de la pandemia, nadie duda de los efectos psicológicos y sociales directos e indirectos de la enfermedad en la mayoría de la población. Ahora que, según estos expertos, puede afectar a la salud mental ahora y en el futuro. En el caso de Reino Unido, aseguran, la pandemia se ha dado en un contexto con más prevalencia de problemas de salud mental.

“Además, el coronavirus podría infectar el cerebro o desencadenar respuestas inmunes que tienen efectos adversos adicionales sobre la función cerebral y la salud mental en pacientes con Covid-19”. Frente a esto, aseguran, hace falta que las administraciones pongan recursos adicionales para comprender los efectos psicológicos, sociales y neurocientíficos de esta pandemia. “Su movilización nos permitirá aplicar los conocimientos adquiridos a cualquier periodo futuro de un nuevo brote y el encierro, que será particularmente importante para los profesionales sanitarios y los grupos vulnerables, así como futuras pandemias”.

Infraestructura de investigación sólida

De este modo, los autores, apuestan por un marco para la priorización coordinación de la investigación psicológica, social y neurocientífica esencial y relevante para las políticas, a fin de garantizar que cualquier inversión se dirija de manera eficiente a las preguntas cruciales de ciencias de la salud mental a medida que se desarrolla la pandemia.

El Reino Unido, inciden, tiene ventajas para organizar una respuesta a la pandemia, incluida una sólida infraestructura de investigación existente y experiencia. “Sin embargo, la comunidad investigadora debe actuar de manera rápida y colaborativa para enfrentar las crecientes amenazas a la salud mental”. Una respuesta de investigación fragmentada, caracterizada por iniciativas localizadas y de pequeña escala, “no proporcionará los conocimientos claros necesarios para guiar a los responsables políticos o al público”, aseguran.

¿Qué consecuencias tendrá el aislamiento social?

La encuesta general de población que estos autores realizaron en Reino Unido revela preocupaciones generalizadas sobre el efecto del aislamiento social. Su repercusión sobre el bienestar; aumento de la ansiedad, depresión, estrés y otros sentimientos negativos han sido valorados. Además, analizan la preocupación por las implicaciones prácticas de la respuesta a la pandemia, incluidas las dificultades económicas.

De hecho, una de las principales preocupaciones es el agravamiento de problemas de salud mental preexistentes en las personas. Relacionado con esto, la dificultad para acceder a los servicios de salud mental en estas circunstancias, así como el efecto del Covid-19 en la salud mental de los miembros de la familia, especialmente niños y personas mayores.

¿Qué efecto tiene el Covid-19 en la ansiedad, la depresión y otros resultados, como el suicidio?

Aunque se espera un aumento en los síntomas de ansiedad durante estas circunstancias extraordinarias, existe el riesgo de que prevalezca un número clínicamente relevante de personas con ansiedad, depresión y que participen en comportamientos perjudiciales (como suicidio y autolesiones) que con toda probabilidad incrementarán. Sin embargo, explican estos autores, cabe destacar que el aumento del suicidio no es inevitable, especialmente con los esfuerzos nacionales de mitigación. “Es probable que las consecuencias potenciales de una recesión económica en la salud mental sean profundas para las personas directamente afectadas y sus cuidadores.

La epidemia de síndrome respiratorio agudo severo en 2003 se asoció con un aumento del 30 por ciento en el suicidio en las personas de 65 años y mayores”. Además, alrededor del 50 por ciento de los pacientes recuperados permanecieron ansiosos; y el 29 por ciento de los trabajadores de la salud experimentaron angustia emocional probable.

“Los supervivientes corrían el riesgo de sufrir un trastorno de estrés postraumático y depresión”, detallan.

La cuarentena y sus efectos

Muchas de las consecuencias anticipadas de la cuarentena y las medidas de distanciamiento social y físico asociadas son en sí mismas factores de riesgo clave para los problemas de salud mental. Estos incluyen suicidio y autolesiones, abuso de alcohol y sustancias, juegos de azar, abuso doméstico e infantil y riesgos psicosociales (como desconexión social, falta de significado o anomia, acoso cibernético, sentirse agobiado, estrés económico, duelo, pérdida, etc. desempleo, falta de vivienda y ruptura de relaciones).

“Es probable que una consecuencia adversa importante de la pandemia de Covid-19 sea el aumento del aislamiento social y la soledad (como se refleja en nuestras encuestas), que están fuertemente asociados con ansiedad, depresión, autolesiones e intentos de suicidio a lo largo de la vida”.

El seguimiento de la soledad y la intervención temprana son prioridades importantes. De manera crucial, reducir los sentimientos sostenidos de soledad y promover la pertenencia son mecanismos candidatos para protegerse contra el suicidio, la autolesión y los problemas emocionales. “El aislamiento social y la soledad son distintos y pueden representar diferentes vías de riesgo”, añaden.

La gestión de la pandemia

Para informar la gestión de Covid-19, es vital comprender el efecto socioeconómico de las políticas utilizadas para gestionar la pandemia, que inevitablemente tendrá graves efectos sobre la salud mental al aumentar el desempleo, la inseguridad económica y la pobreza.

De este modo, los autores vuelven a hacer hincapié en la participación de pacientes, así como de la investigación cualitativa rápida con diversas personas y comunidades para ayudar a identificar formas en que este efecto negativo podría aliviarse. “Debe considerarse el equilibrio adecuado entre el control de infecciones y la mitigación de estos efectos socioeconómicos negativos”.

La investigación y sus prioridades

Para estos autores la prioridad ahora es monitorizar e informar sobre las tasas de ansiedaddepresiónautolesionessuicidios y otros problemas de salud mental. Esto ayudará a comprender los mecanismos e informar las intervenciones. “Esto debería adoptarse en la población general y los grupos vulnerables, incluidos los trabajadores de primera línea”. Así, la monitorización debe ir más allá de la vinculación de registros clínicos (en este caso aluden al NHS) para capturar la incidencia real en la comunidad, porque la autolesión podría ocultarse. “Debemos aprovechar los conjuntos de datos existentes y los estudios longitudinales en curso, y establecer nuevas cohortes con nuevas formas de registro que incluyan factores psicológicos detallados”.

La importancia de los datos

Asimismo, consideran que deben adoptarse técnicas que evalúen los cambios, casi en tiempo real, en los factores de riesgo psicológico. “Dadas las circunstancias únicas de Covid-19, los datos serán vitales para determinar los mecanismos causales asociados con la mala salud mental, incluyendo soledad y atrapamiento. Para optimizar la efectividad de los tratamientos psicológicos, deben estar informados mecánicamente, es decir, dirigirse a los factores que están causalmente asociados con una mala salud mental y modificables por una intervención”.

Una respuesta única para todos no será suficiente, adelantan, porque la efectividad de las intervenciones puede variar entre los grupos.

A largo plazo: una respuesta digital

A largo plazo, se requieren intervenciones psicológicas digitales informadas mecánicamente, junto con una mejor comprensión de los efectos amortiguadores de las relaciones sociales durante los eventos estresantes. La respuesta digital es crucial, no solo por las medidas de aislamiento social sino también porque menos de un tercio de las personas que mueren por suicidio han estado en contacto con los servicios de salud mental en los 12 meses anteriores a la muerte.

Las intervenciones digitales para la ansiedad, la depresión, la autolesión y el suicidio incluyen suministro de información, conectividad y clasificación, intervenciones terapéuticas combinadas y automatizadas (como aplicaciones y programas en línea), llamadas telefónicas y mensajes para llegar a las personas con recursos digitales más pobres (pobreza digital) , evaluaciones de riesgo de suicidio, líneas de chat y foros, y tecnologías que pueden usarse para monitorear el riesgo de manera pasiva o activa. “El panorama digital se extiende más allá de las aplicaciones y requiere una base de evidencia. Los ensayos adaptativos basados ​​en inteligencia artificial podrían ayudar a evaluar la efectividad, mientras que el fenotipo digital podría ser útil para determinar las primeras señales de advertencia de enfermedades mentales”, explican.

La importancia de la digitalización

Mirar más allá de las intervenciones digitales (ya que no todos tienen acceso a ellas) y determinar qué otras intervenciones psicológicas basadas en mecanismos son efectivas y para analizar quién son importantes.

Los riesgos y los amortiguadores de la soledad deben ser un objetivo central en las intervenciones para proteger el bienestar. “Las consecuencias a largo plazo de Covid-19 para las generaciones más jóvenes y mayores (y otros grupos de alto riesgo, incluidos los trabajadores, aquellos con afecciones de salud mental existentes y los cuidadores) también se desconocen y deben ser una prioridad”, concluyen.

Una vida mentalmente saludable, más allá del Covid-19

La estructura óptima de una vida mentalmente saludable para las personas a raíz del Covid-19 necesita ser trazada. Los expertos opinan que la estructura variará en función de los antecedentes y las circunstancias individuales. Los cambios en el comportamiento del sueño y el estilo de vida influyen en nuestra salud mental y la respuesta al estrés. Comprender las formas efectivas e individualizadas de afrontar tal situación es de suma importancia.

“Los recursos sociales y personales (por ejemplo, ver a la familia y dormir lo suficiente) disponibles para las personas pueden ser factores importantes relacionados con la resiliencia para mitigar las dificultades de salud mental en circunstancias particularmente estresantes”.

Optimizar las estrategias

De este modo, los expertos tienen claro que es precisa una investigación para fomentar recursos sociales positivos, resiliencia y altruismo. Las prioridades de investigación inmediatas se centran en comprender cómo se puede apoyar a los profesionales sanitarios y a la asistencia social y sus familias para optimizar las estrategias para hacer frente a los síntomas de estrés y facilitar la implementación de intervenciones preventivas en el futuro.

Durante la pandemia de Covid-19, es importante que los trabajadores de salud y asistencia social reciban apoyo para permanecer en el trabajo, cuyos beneficios de salud, personales, sociales y económicos son enormes. Es probable que los enfoques psicológicos personalizados sean un componente clave para abordar condiciones complejas de salud mentalmecanismos de afrontamiento y prevención. Dada la asociación entre los trastornos del sueño y la salud mental, así como el efecto de la alteración del sueño sobre el riesgo de suicidio.

Más financiación

En este capítulo, los autores consideran fundamental potenciar la investigación para mitigar el efecto de tales cambios en la salud mental y la respuesta al estrés.

“Los programas de investigación estratégica a más largo plazo consisten en desarrollar intervenciones novedosas para proteger el bienestar mental, incluidas aquellas basadas en componentes positivos basados ​​en mecanismos (por ejemplo, factores causales modificables), como el altruismo y el comportamiento social”. Esto, destacan, podría incluir mayores oportunidades para obtener el apoyo de la comunidad, ejercicio, actividades sociales,  entrenamiento en asertividad y resolución de conflictos, e intervenciones grupales que brindan apoyo a través de pares.

Con todo, el teletrabajo, la pérdida de empleo y el distanciamiento social y físico han interrumpido abruptamente muchas oportunidades sociales importantes para la salud física y psicológica. “Es importante investigar la dimensión de salud mental de la vida e investigar cómo los cambios en el compromiso con los juegos y las plataformas on line podrían informar las intervenciones destinadas a mejorar la salud mental”.

Estos expertos insisten en la necesidad de aprender rápidamente de las estrategias existentes exitosas para mantener y construir recursos sociales y resiliencia. Sin olvidar la promoción de  una buena salud mental en poblaciones específicas en el futuro.

¡Compártelo y Disfruta !

El mundo al borde de una “pandemia de hambre”

El mundo al borde de una “pandemia de hambre”: el coronavirus amenaza con sumir a millones de personas en la hambruna.

Las comunidades pobres de todo el mundo están enviando un mensaje claro, urgente y repetido: “Moriremos antes de hambre que de covid”. Combinada con los conflictos en curso, la espiral de desigualdad y la escalada de la crisis climática, la pandemia ha sacudido hasta sus cimientos un sistema alimentario ya de por si deficiente, dejando a millones de personas al borde de la inanición.

Si no actuamos ya, hasta 12.000 personas al día podrían morir de hambre debido a las repercusiones sociales y económicas de la pandemia antes de que finalice el año, tal vez más de las que morirán cada día a causa del covid.

En los últimos meses, hemos tomado medidas extraordinarias para tratar de reducir a cero el número de casos de COVID-19. Ahora, necesitamos el mismo esfuerzo titánico para llegar a cero casos de hambre.

Más hambre en un mundo hambriento

En nuestro mundo profundamente desigual, cada año, millones de personas viven y mueren de hambre. Se estima que en 2019 había 821 millones de personas en situación de inseguridad alimentaria, de las cuales aproximadamente 149 millones sufrían hambrunas de nivel de emergencia o más.

La actual crisis no se debe a una falta de alimentos. Estos niveles de hambre devastadores son un síntoma de un sistema alimentario deficiente que ha permitido que millones de personas pasen hambre en un planeta que produce suficientes alimentos para todas y todos.

La pandemia de coronavirus ha echado leña al fuego de esta creciente crisis alimentaria y ha exacerbado las desigualdades y vulnerabilidades existentes, al tiempo que ha empujado a millones de personas hacia la inseguridad alimentaria como resultado de la espiral de desempleo y los problemas económicos causados por la enfermedad.

Desempleo masivo

La drástica desaceleración de la economía mundial, unida a las restricciones a la libertad de movimientos, se ha traducido en una pérdida masiva de empleos a nivel global en los últimos meses. Sin ingresos ni apoyo social, millones de personas se han quedado sin dinero para comer. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que se han perdido el equivalente a 305 millones de empleos a tiempo completo a causa de la pandemia, algo que ha afectado especialmente a jóvenes y mujeres. La consecuencia es que 500 000 millones de personas más podrían verse sumidas en la pobreza.

Los agricultores y las agricultoras, al límite

Los/as pequeños/as agricultores/as, que son la columna vertebral de los sistemas alimentarios locales en muchos países en desarrollo, se han visto gravemente afectados por las restricciones de confinamiento que limitan su capacidad de acceso a sus tierras para plantar o cosechar cultivos, o para acceder a los mercados y vender sus productos o comprar semillas y herramientas.

Sin embargo, a lo largo de la pandemia, las personas que trabajan en el sector de la alimentación han sido los verdaderos héroes y heroínas, trabajando en la primera línea de la producción alimentaria en los campos y las fábricas para hacer llegar los productos al resto del mundo. Con demasiada frecuencia, estas personas han trabajado en condiciones peligrosas por un salario ínfimo, a pesar de que las gigantescas compañías alimentarias han obtenido millones y millones de beneficios.

Las mujeres, las más afectadas

Incluso una hambruna durante un corto período de tiempo puede tener un efecto devastador a largo plazo en un país y frenar su progreso económico durante generaciones. Estadísticamente, las personas afectadas por el hambre y la malnutrición crónicas tienen más probabilidades de vivir en la pobreza durante toda su vida.

Los puntos críticos del hambre extrema

Hemos identificado 10 países en los que la crisis alimentaria es más grave y está empeorando debido a la pandemia: Yemen, República Democrática del Congo (RDC), Afganistán, Venezuela, la zona del Sahel de África occidental, Etiopía, Sudán, Sudán del Sur, Siria y Haití, pero también están surgiendo nuevos focos de hambre. Los países de ingresos medios como la India, Sudáfrica y Brasil están experimentando un rápido aumento de los niveles de hambre.

Más de 55 millones de personas en siete de los países más afectados se enfrentan a niveles de inseguridad alimentaria de severos a extremos, algunos de los cuales se acercan a condiciones similares a la hambruna.

Necesitamos tu acción ahora

Las Naciones Unidas han advertido de hambrunas de “proporciones bíblicas” como resultado del COVID-19 y de las medidas para contenerlo, y se estima que el número de personas en situación de hambruna crítica aumentará a 270 millones antes de finales de año, lo que representa un aumento del 82 % desde 2019.

Más gente podría morir de hambre a causa de la crisis derivada del coronavirus que por el propio virus.

Desde el comienzo de la pandemia, Oxfam ha llegado a 4,5 millones de las personas más vulnerables del mundo con alimentos y agua potable, trabajando junto con más de 344 organizaciones socias en 62 países. Ayúdanos a hacer más; dona ahora.

 

¡Compártelo y Disfruta !

Colas en Santa Cruz para recoger una bolsa de comida

La ONG de África Fuentes, en García Escámez, atiende cada viernes a cerca de 400 personas que acuden en busca de comida.

Son las diez y media de la mañana. La cola da la vuelta al Mercado de la Abejera. Cientos de personas esperan pacientemente a que la ONG que preside la incombustible África Fuentes, en García Escámez, comience el reparto de alimentos que, cada viernes, permite a unas 400 familias llevar algo de comida a casa. Preocupa el virus. Todos van con mascarilla e intentan mantener las distancias, muchas veces sin conseguirlo. Pero preocupa más el hambre. Huevos, lentejas, atún, arroz… Son solo algunos de los productos de las cajas. Hoy no hay leche, ni gofio. “Es lo que más nos hace falta ahora, porque con una tasa de leche y un poco de gofio resuelves una comida”, cuenta África, que, a sus 85 años, dice no tenerle miedo a la COVID-19, “o me mata el virus o la vejez”. Comienza el reparto. Carritos de compra gastados o simples bolsas de supermercado sirven para recoger los alimentos. Todos esperan pacientemente a que griten su número, el mismo que los voluntarios les han dado a su llegada en función de si tienen “los papeles” o no los tienen.

Juan Manuel Vega Fachi es el coordinador de la ONG. “Atendemos a unas 400 personas a la semana, tanto a los que vienen derivados por los servicios sociales como a los que no”. Matiza que intentan que todo el mundo acuda, al menos, con una cita concedida por los servicios sociales. “Nos vale con que nos muestren la fecha de la cita. A todos nos interesa que vengan con los papeles en regla, porque eso supone que podemos acceder a más alimentos”.
El coordinador detalla que tienen mesas en la que se cotejan los datos de los usuarios. “Si vemos que llevan varios semanas viniendo sin la justificación, advertimos de que a la próxima no podremos ayudarlos”. Así lo vocea uno de los voluntarios a lo largo de la cola: “si no traen la cita con la trabajadora social no podemos darles más comida”. Muchos de los que están esperando se miran sin entender muy bien qué significa eso.

Fachi cuenta que cada semana vienen unas 50 personas nuevas. Es el efecto pandemia. “Si hacemos el cálculo, solo nosotros, al mes, atendemos a unas 1.600 personas, pero si multiplicas esa cifra por los miembros de cada una de las familias podríamos estar hablando de más de 3.000”.
A la pregunta de qué necesitan, la respuesta es obvia: comida. “A las empresas grandes les pedimos que si tienen partidas que van a tirar, pero que aún están en fecha, nos las den, nosotros la repartimos. El banco de alimentos nos suministra comida el primer y tercer jueves de cada mes, por lo que el resto lo pasamos muy apurado”. Gracias a empresas como Jesumán, cuenta Fachi, “tenemos lácteos como yogures o quesos. Pero, por ejemplo, también necesitamos potitos o leche para bebés”. Hoy han conseguido una partida de chacina y casi todos pueden llevarse a casa algo de jamón.*

En cuanto al perfil de los que acuden, “son gente sin trabajo y muchos ni siquiera tienen una casa en la qué cocinar unos huevos”, cuenta el coordinador. “Hemos tenido que poner unas cajas en los alrededores -continúa- para que dejen allí la comida que no quieran, porque hemos detectado que hay gente que ni siquiera tiene casa y si tu le das algo para cocinar, pero no tiene con qué o dónde hacerlo no les sirve de nada”.

Por su parte, África Fuentes, añade que la mayoría de los que acuden sin los papeles son venezolanos o cubanos que llevan aquí unos meses, y aún no han podido regularizar su situación. “A esa gente yo no les puede decir que se vayan” defiende. “No le doy de la comida de la UE -continúa- porque esa es para los que tienen todo en regla, pero le doy de las donaciones que nos hacen”. Añade que, “esta pelea la tengo siempre con las administraciones, y siempre le digo lo mismo, para comer no hace falta papeles”.

La cola de los que aún no tienen la derivación ratifica las palabras de Fuentes. Entre ellos, un hombre de 68 años, cubano de origen y con la nacionalidad española. Lleva dos años en la Isla. “Somos mi mujer y yo. Con el dinero que me manda una sobrina de Estados Unidos, y algún trabajo que hace mi mujer, vamos subsistiendo”, explica. Dice que se quiere ir con su sobrina, “pero está todo cerrado”. A su lado, otro hombre asiente dándole la razón.
Otra mujer más (la mayoría de la cola lo son) es española de nacimiento y llegó de Venezuela hace un año. Su hija estudia gracias a una beca y ella busca trabajo. “Mi hija tiene que formarse, para buscar trabajo ya estoy yo”. A sus 64 años confía en conseguir algo de trabajo o que el ingreso mínimo vital sirva para mejorar la situación, pero también critica que las administraciones no están respondiendo con la rapidez con la que debieran y señala la cola que está delante de ella. Vive en El Rosario y llega a García Escámez como puede.*

Precisamente esa es una de las peticiones de África Fuentes. “Son gente sin ingresos, y si encima tienen que comprarse un bono, es comida que se quitan, por eso pedimos que den más bonos, nosotros no siempre tenemos”. Cuenta África que lo primero que hace por las mañanas es ver a quién llama y agradece la respuesta que recibe, especialmente de la Caixa, que siempre se pone. También da gracias al Ayuntamiento por toda la ayuda que le da.
Ya son casi las doce del mediodía y la cola sigue. Los propios voluntarios reconocen que la Policía Local no tardará en aparecer para recordar el cumplimiento de las medidas anticovid. África, al pie del cañón, supervisa la entrega de los alimentos y le recuerda a la periodista que no se olvide de mencionar que necesitan donaciones, “leche y gofio” repite.

África Fuentes: “Para comer no hace falta papeles”

Medalla de oro al Mérito Civil o Hija Predilecta de Tenerife, son dos de los reconocimientos que ha recibido África Fuentes por su labor al frente de la ONG de García Escámez. El primero lo recibió de manos de los Reyes y el segundo se lo entregó el Cabildo. Sigue ceyendo que no hace nada especial. “Si está en mi mano, nadie se queda sin comer”. Y esa es una de las cosas que la diferencia, atiende por igual a los que vienen con papeles que a los que no, porque, como repite, “para comer no hace falta papeles”.

¡Compártelo y Disfruta !

LAS LIMOSNAS

La limosna es un dinero que se da a los pobres, mendigos, etc. a cambio de nada. Cuando se da a la iglesia tiene valor de ofrenda.En la mayoría de las religiones la limosna es considerada como una ofrenda a Dios. Sirve para liberar del pecado y para compensar nuestras malas acciones, y evitar así remordimientos de conciencia.

Enviar Email

    CONTACTAR

    ESPAÑA

    +34.638.929.097

    +34.638.929.097

    info@limosnas.es

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
    Privacidad